DEVOCIONALES

MÁS DE TI

Más de Dios

 (Un corazón agradecido = Adoración Apasionada)

 Lucas 10:38-42 Traducción en lenguaje actual (TLA)

 “En su viaje hacia Jerusalén, Jesús y sus discípulos pasaron por un pueblo. Allí, una mujer llamada Marta recibió a Jesús en su casa. En la casa también estaba María, que era hermana de Marta. María se sentó junto a Jesús para escuchar atentamente lo que él decía. Marta, en cambio, estaba ocupada en preparar la comida y en los quehaceres de la casa. Por eso, se acercó a Jesús y le dijo:

 – Señor, ¿no te importa que mi hermana me deje sola, haciendo todo el trabajo de la casa? Dile que me ayude.

 Pero Jesús le contestó:

 – Marta, Marta, ¿por qué te preocupas por tantas cosas? Hay algo más importante. María lo ha elegido, y nadie se lo va a quitar.”

 

  Para tener un corazón agradecido con Dios  debes:

 

1. Recordar que ha hecho Dios.

 Solo basta con mirar hacia atrás, no para añorar algún buen momento, ni para volver al dolor, mucho menos para sentirte culpable por lo que hiciste o dejaste de hace ; sino para recordar en que punto estabas y como Dios te sacó, limpió, perdonó, restauró, levantó, ayudó y capacitó para que puedas ser quien eres, solo su gracia lo hizo posible, y entenderlo te llevará a dar gracias por tanto favor.

 

2. Deleitarte cada día en su presencia.

 Este paso va ligado al anterior, porque solo el hecho de reconocer quién es Dios en nosotros, nos lleva a aprovechar cada minuto en su presencia, a vivir para él, a disfrutar los detalles y ha darle prioridad a lo que conviene, solo así las distracciones desaparecerán.

 

3. Confiar que él tiene el control.

 Es impresionante ver cómo nos cuesta dejarle el control a Dios, nos cuesta confiar, nos es difícil ceder, pero de eso se trata la fe, poner nuestra confianza en aquel que conoce el futuro.

Proverbios 20:24  NTV “El Señor dirige nuestros pasos,
    entonces, ¿por qué tratar de entender todo lo que pasa?

 

 Confía en aquel que te formó en el vientre de tu madre, en el que te dió aliento, y te dió propósito y que ha prometido estar contigo a pesar de las adversidades.

 Arrójate en sus brazos, y solo confía, no te arrepentirás.

 
 

 Reflexiona:

 ¿Cuántas veces te has detenido a ver lo bueno que Dios ha hecho en tu vida?

 ¿Pasas un día como Marta o como María?

 ¿Te cuesta confiar en que Dios puede hacer lo que para ti es imposible?

  “Así como un venado sediento desea el agua de un arroyo, así también yo, Dios mío, busco estar cerca de ti. Tú eres el Dios de la vida, y anhelo estar contigo.” Salmo 42:1-2

 ¡Pero no hay razón para que me inquiete!
 ¡No hay razón para que me preocupe!
 ¡Pondré mi confianza en Dios mi salvador! ¡Sólo a él alabaré! Salmo 42 (V5 y V11) 

 

 Recuerda que: 

  • Dios quiere que pongas tu confianza en Él.
  • Dios quiere que todos los días aumentes tu relación con Él.
  • Para Dios no hay imposibles.
 
 
 Recuerda escuchar nuestra canción “Más de ti” donde habla sobre querer cada día más de Dios.
 
 
 
 
 

Isaías Mendoza

Pura Gracia

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *